Los accidentes en rodajes cuestionan a Hollywood

Los accidentes en rodajes cuestionan a Hollywood

ROCÍO AYUSO

Los Ángeles 16 AGO 2017 - 20:30 CEST

“Es importante hablar de ello”, dijo el presentador Chris Hardwick antes de pedir un minuto de silencio por la muerte, una semana antes, de un especialista de acción. Los fans congregados el 21 de julio en la Comic-Con de San Diego enmudecieron en honor de John Bernecker, fallecido mientras rodaba la octava temporada de The Walking Dead. Hollywood analiza las razones que propiciaron la muerte de un especialista de 33 años, con una sólida carrera profesional, en lo que pareció una caída de aficionado. Últimamente, además, las sospechas sobre la seguridad en los rodajes de las superproducciones de EE UU se han multiplicado: el pasado lunes, mientras Tom Cruise se lesionaba al filmar Misión: Imposible 6, en una secuencia con un salto peligroso, una especialista, Joi Harris, fallecía al estrellarse con su motocicleta mientras grababa Deadpool 2.

 

Y no solo: ya en julio, la muerte de Bernecker coincidió con el veredicto del caso de Sarah Jones —asistente de cámara que falleció durante el rodaje de Midnight Rider—, que dio la razón a la familia de la víctima, reconociendo la responsabilidad de la compañía Film Allman, entre otros. O con el reportaje de The Hollywood Reporter centrado en la muerte, en Colombia, de dos expertos pilotos del equipo del próximo estreno de Cruise, American Made. Como ha dicho Kim Kahana, veterano al frente de la escuela de especialistas de acción que lleva su nombre, “es imposible morir si todo se hace correctamente”. De ahí las dudas que han disparado estos incidentes en una industria dada a recortar los presupuestos.

No es el sentimiento de David Leitch, especialista de Hollywood ahora graduado como director con Atómica“Esta industria es cada vez más segura. Los efectos digitales ayudan a hacer cosas que alimentan el insaciable apetito de la audiencia sin jugárnosla”, aseguró a EL PAÍS. Aún así entre 2011 y 2015 murieron 13 personas en rodajes en Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo. Muertes a la que ahora se suma la de Bernecker en el mismo país.

Según el testimonio del ayudante de dirección Matthew Goodwin a la policía, que recogió Variety, Bernecker cayó desde cerca de siete metros fuera de la colchoneta que le esperaba. Los expertos aseguran que se trataba de una caída sencilla para un profesional como él, cuya carrera incluía filmes como Los juegos del hambre o Logan. Bernecker no saltó con la suficiente distancia, intentó agarrarse al balcón y acabó en el suelo, a pocos centímetros de la colchoneta. El accidente está siendo investigado tanto por la policía como el departamento de seguridad laboral. Mientras, la productora de The Walking Dead, al igual que sus actores, optó por permanecer callada.

En el caso de Jones, el director del filme en el que trabajaba cuando fue arrollada por un tren, Randall Miller, lleva un año en la cárcel por homicidio involuntario. Y el juicio civil otorgó a la familia de la operadora de cámara 9,6 millones de euros por daños y perjuicios porque la muerte ocurrió en un rodaje sin los permisos necesarios. “La búsqueda ha llegado a su fin”, declararon sus padres tras el juicio. “Solo así sabemos qué se podría haber hecho diferente y evitar la pérdida de otras vidas”

Mientras, el incidente en Colombia aún está rodeado de muchos interrogantes. Murieron Alan Purwin, uno de los mejores especialistas en helicóptero, y Carlos Berl, un experto piloto. Jimmy Lee Garland, que trabajó en el filme como doble de Tom Cruise, resultó herido de gravedad. Existen diferentes versiones de lo ocurrido durante el vuelo de 20 minutos de vuelta a Medellín. En las demandas interpuestas se cruzan los ataques entre las familias de las víctimas y la productora, pero todos parecen coincidir en que el vuelo tuvo lugar de forma apresurada, lo que pudo comprometer la seguridad.

Pero el espectáculo debe continuar. The Walking Dead retoma su rodaje este agosto y American Made prevé su estreno a finales de septiembre, y se habla del filme de Doug Liman como un posible aspirante a los Oscar. Como dijo Scott Gimple, en nombre del equipo de The Walking Dead, Bernecker “murió haciendo algo que amaba, ayudando a contar historias que alegran, entretienen y dan a la gente una vía de escape, vivió su sueño”. La investigación sobre el accidente confía en que su muerte ayude a evitar otras.

Fuente: El Pais